Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


Historias reales edificantes 



r^ J JÓVENES 

28 de junio de 2008 



relato bíblico: 2 Reyes 23; 2 Crónicas 34 



(ÍüjJ|l>i1il!r«BhM>hkh» 





JextodtivíL^ 



iimerna 



«E hizo lo recto ante los ojos de 
Jehová, y anduvo en todo el 
camino de David su padre, sin 
apartarse a derecha ni a izquier- 
da» (2 Reyes 22:2). 




«Así era como Josías, desde su juventud, había 
procurado valerse de su cargo de rey para exal- 
tar los principios de la santa ley de Dios. Y ahora, 
mientras el escriba Satán le leía el libro de la ley, el rey discernió en ese volumen un teso- 
ro de conocimiento y un aliado poderoso en la obra de reforma que tanto deseaba ver 
realizada en la tierra. Resolvió andar en la luz de sus consejos y hacer todo lo que estu- 
viese en su poder para comunicar sus enseñanzas al pueblo, a fin de inducirlo, si era 
posible, a cultivar la reverencia y el amor a la ley del cielo» {Profetas y reyes, p. 293). 



identifícate 

CON LA 
HISTORIA 

«Cuando Josías comenzó a rei- 
nar era de ocho años, y reinó en 
Jerusalén treinta y un años. El nom- 
bre de su madre fue Jedida hija de 
Adaía, de Boscat. E hizo lo recto 
ante los ojos de Jehová, y anduvo 
en todo el camino de David su 
padre, sin apartarse a derecha ni a 
izquierda. 

«A los dieciocho años del rey 
Josías, envió el rey a Safan hijo de 
Azalía, hijo de Mesulam, escriba, a 
la casa de Jehová, diciendo: "Vé al 
sumo sacerdote Hilcías, y dile que 
recoja el dinero que han traído a la 
casa de Jehová, que han recogido 
del pueblo los guardianes de la 
puerta, y que lo pongan en manos 
de los que hacen la obra, que tienen 
a su cargo el arreglo de la casa de 
Jehová, y que lo entreguen a los 
que hacen la obra de la casa de 
Jehová, para reparar las grietas de 
la casa; a los carpinteros, maestros 
y albañiles, para comprar madera y 
piedra de cantería para reparar la 
casa; y que no se les tome cuenta 
del dinero cuyo manejo se les con- 
fiare, porque ellos proceden con 
honradez". 

«Entonces dijo el sumo sacerdo- 
te Hilcías al escriba Safan: 



"He hallado el libro de la ley en la 
casa de Jehová". E Hilcías dio el 
libro a Safan, y lo leyó. Viniendo 
luego el escriba Safan al rey, dio 
cuenta al rey y dijo: "Tus siervos 
han recogido el dinero que se halló 
en el templo, y lo han entregado en 
poder de los que hacen la obra, 
que tienen a su cargo el arreglo de 
la casa de Jehová". Asimismo el 
escriba Safan declaró al rey, dicien- 
do: "El sacerdote Hilcías me ha 
dado un libro". Y lo leyó Safan 
delante del rey. 

«Y cuando el rey hubo oído las 
palabras del libro de la ley, rasgó 
sus vestidos. Luego el rey dio orden 
al sacerdote Hilcías, a Ahicam hijo 
de Safan, a Acbor hijo de Micaías, 
al escriba Safan y a Asaías siervo 
del rey, diciendo: "Id y preguntad a 
Jehová por mí, y por el pueblo, y 
por todo Judá, acerca de las pala- 
bras de este libro que se ha halla- 
do; porque grande es la ira de 
Jehová que se ha encendido 
contra nosotros, por cuanto 
nuestros padres no escucha- 
ron las palabras de este 
libro, para hacer conforme 
a todo lo que nos fue 
escrito"». 

(2 Reyes 22:1-13) 




EXPLICA 

LA 

HISTORIA 



otros- 

ojos 



«Una Biblia que se está desba- 
ratando, le pertenece a una 
persona que permanece 
íntegra», — Desconocido. 



Encierra en un círculo e identifica a 
todos los personajes mencionados 
en esta historia. ¿Quiénes son y 
cuál fue su contribución al relato? 



Subraya lo que creas que es la 
frase, oración o versículo principal 
en este pasaje. Explica por qué 
sientes que este pasaje sea central. 

¿Qué verdades referentes a las 
personas emergen de esta histo- 
ria? ¿Qué verdades concernientes 
a Dios te aclaran? 



¿Qué otra historia o evento de 
las Escrituras te recuerda este 
pasaje y por qué? 



Es posible 
que por casi cien 
años el Libro de la Ley no 
había sido leído y ni siquiera había 
hablado de él un rey ni el pueblo. 
Imagínate esta escena y describe 
algunas de las emociones que 
sientes que experimentaron el rey y 
el pueblo que escuchaba. 

En esta historia, ¿hay [...] 
un ejemplo que seguir? 
una oración que elevar? 
un pecado que confesar? 
un desafío que enfrentar? 
una promesa que reclamar? 
una verdad que creer? 
una decisión que tomar? 



¿Qué opinas? 

Marca la respuesta que representa mejor tu 
actitud acerca de la Palabra de Dios; luego 
explica por qué. 

No leo ni aplico la Biblia a mi vida por- 
que (o mi Biblia se está empolvando 
porque)... 



Estoy tan ocupado que me 
canso y no tengo la ener- 
gía necesaria para estu- 
diar. 

No logro ver de qué 
manera se relaciona la 
Biblia con mi vida hoy. 

No sé cómo estudiar la 
Biblia de tal manera 
que afecte mi vida. 

_ Se me olvida inte- 
grarla a mi vida todos 
los días. 

He oído toda la vida que 
el estudio de la Biblia 
es crucial, pero el tema 
simplemente me aburre. 

Leo mi Biblia regularmen- 
te pero me pregunto si de 
verdad produce un cambio 
en mi vida. 




«El hacer tu voluntad, Dios 
mío, me ha agradado, y tu ley 
está en medio de mi corazón» 
(Salmos 40:8). 

«Abre mis ojos, y miraré las 
maravillas de tu ley» (Salmos 
119:18). 

«Aparta de mí el camino de la 
mentira, y en tu misericordia concé- 
deme tu ley» (Salmos 119:29). 

«Mucha paz tienen los que aman 
tu ley, y no hay para ellos tropiezo» 
(Salmos 119:165). 

«He deseado tu salvación, oh 
Jehová, y tu ley es mi delicia» 
(Salmos 119:174). 
«Nunca se apartará de tu boca 
este libro de la ley, sino que de 
día y de noche meditarás en él, 
para que guardes y hagas 
conforme a todo lo que en él 
está escrito; porque enton- 
ces harás prosperar tu 
camino, y todo te sal- 
drá bien» (Josué 
1:8). 



¿Cómo crees que tus respuestas se comparan 
con las de tus compañeros? 




«Pues éste es el 
amor a Dios, que guar- 
demos sus mandamien- 
tos; y sus mandamientos no 
son gravosos» (1 Juan 5:3). 

«Esforzaos, pues, mucho en 
guardar y hacer todo lo que está 
escrito en el libro de la ley de 
Moisés, sin apartaros de ello ni a 
diestra ni a siniestra» (Josué 23:6). 

otros- 

ojos 

«Hunde la Biblia en lo profundo 
del mar y de igual manera las obli- 
gaciones del hombre para con 
Dios serían las mismas. Tendría 
el mismo sendero que transitar, 
sólo que su lámpara y su guía 
ya no estarían; tendría el 
mismo viaje que emprender 
sólo que su mapa y su brú 
jula habían caldo sobre 
la borda». —Henry Ward 
Beecher, clérigo norte- 
americano dei 
sigioXiX 



«ibías? 



I ^ 



os nombres de algunos de 
los personajes en la lección 
de esta semana son total- 
mente diferentes. «Safan» 
es el escriba que leyó tan apasio- 
nadamente la Ley por primera vez 
en años. Su nombre significa 
«tejón de piedra». Y «Acbor», 
nombre de uno de los hombres 
que buscó a la profetisa significa 
«ratón (laucha)». «Huida», el 
nombre de la profetisa significa 
«topo». ¿Por qué tantas perso- 
nas tienen nombres de anima- 
les? Algunos sugieren que el 
pueblo de Israel estaba impreg- 
nado con 
prácticas 
supersti- 
ciosas de 
los cultos 
paganos. Posiblemente 



sea la razón por la que 
muchos judíos durante este 
tiempo de rebelión tenían 
nombres de animales. 




I 



Aplícala a tu vida 



Sábado 

Contesta el ejercicio en la sección 
¿Qué opinas? de la lección de 
esta semana. ¿Qué obstáculo pareciera 
impedir que estudies la Palabra de 
Dios? Lee Salmos 119:18, 29, 165, 
174 y compara la pasión de David por 
la ley de Dios con el pueblo en el tiem- 
po de Josías. ¿Cómo crees que habría 
reaccionado David al descubrir el libro 
empolvado de la Ley de Dios, oculto 
en un ropero? 



Domingo 

Cuando leas Identifícate con ia 
liistoria, contesta las preguntas 
de la sección Expiica la liistoría y 

trata de imaginarte qué aspecto ten- 
dría este relato si sucediera hoy. ¿Qué 
mensaje crees que tenga Dios para ti 
en este pasaje? Cuando Josías inició 
la reforma lo hizo con la limpieza del 
templo para volver a traer a la gente a 
la presencia del Señor. ¿Qué clase de 
limpieza espiritual puedes hacer esta 
semana para lograr estar en la presen- 
cia de Dios? Piensa en actividades 
específicas que podrías intentar para 
hacer lugar para la Palabra de Dios en 
tu vida. 



d 



Lunes 

I Texto clave de esta semana es 
una declaración breve pero pederá 



í 



sa sobre Josías: «E hizo lo recto ante los 
ojos de Jehová, y anduvo en todo el 
camino de David su padre, sin apartarse 
a derecha ni a izquierda» (2 Reyes 
22:2). Hace una referencia a David (un 
antepasado de tercera o cuarta genera- 
ción) en vez de Amón, el padre de 
Josías. ¿A qué pariente de tu familia te 
asemejas más? 



Martes 

Lee la cita de Profetas y reyes en la 
sección Linterna y recuerda que 
Josías posiblemente era más joven de lo 
que eres tú. ¿Cuál crees que fue el 
mayor desafío de Josías: su juventud o 
el problema de cuan ignorantes eran las 
personas sobre la ley de amor de Dios? 
¿A quién conoces que posee grandes 
cualidades de liderazgo a una temprana 
edad? Habla con ellos y afírmalos esta 
semana y recuérdales del impacto de 
Josías sobre Israel. 



Miércoles 

Lee los versículos de la sección 
Puntos de impacto y escoge el que 
sea más significativo para ti. Vuélvelo a 
escribir, en tus propias palabras. 
Durante esta semana ora para que Dios 
te permita encontrar a alguien que esté 
buscando conocer a Dios pero no está 
seguro dónde comenzar. Está listo para 



compartir algunos de los pasajes hermo- 
sos de cómo la Palabra de Dios puede 
transformar tu corazón y tu vida. 



Jueves 

Coloca tu Biblia en medio de tu habi- 
tación donde no estorbe, pero no la 
guardes en toda la semana. Si delibera- 
damente colocas la Palabra de Dios en 
tu camino pensarás en leerla más a 
menudo que si estuviera en un librero o 
en un cajón. 




M 



Viernes 

La profetisa le dijo a Josías que ni 
siquiera un arrepentimiento completo 
podría detener la calamidad que pronto 
caería sobre Israel. También se le dijo 
que gracias a su fidelidad no tendría que 
ser testigo de la tristeza de ese día. De 
igual manera, Josías insistió en conducir 
a Israel a una posición en la que fueran 
sensibles a la Palabra de Dios. Imagínate 
cómo se vería esta historia hoy. 




^ Plan de lectura para esta semana^ 

Profetas y reyes, capítulo 33. 

*Siguiendo este plan podrás leer al menos 

un libro cada año de la serie 

El conflicto de los siglos.